El principio de la inmersión es un estado  de concentración mental en el que se pierde la conciencia del mundo real. Generalmente esto resulta en un sentimiento de satisfacción.

La inmersión y los sistemas cognitivos

Resulta que los sistemas perceptivos y cognitivos influyen en el aburrimiento o estrés de las personas, según el número de inputs.

Hay inmersión cuando los sistemas perceptivos y cognitivos se ven desafiados, pero no en su totalidad. La inmersión puede ocurrir cuando se juega un juego, o se pinta una imagen. Entre muchos elementos, la inmersión se caracteriza por los siguientes:

  • Desafíos
  • Contextos
  • Metas
  • Retroalimentación inmediata
  • Pérdida de conciencia de preocupaciones y frustraciones
  • Sensación de control
  • Sentido del tiempo modificado

No se sabe muy bien cuál de estos elementos debe estar presente para crear una experiencia inmersiva general.

Lo que pasa es que la amplia gama de habilidades cognitivas humanas y la estrecha gama de habilidades perceptivas hacen que sea más fácil diseñar actividades y entornos que logren la inmersión a través de la estimulación perceptiva que la cognitiva.

¿Dónde implementar la inmersión?

Deberías incorporar elementos de la inmersión en entornos que buscan atraer la atención de las personas a lo largo del tiempo. Proporciona metas y desafíos claramente definidos que se puedan superar.

Además, deberías diseñar entornos que minimicen las distracciones, y promuevan una sensación de control.

Teniendo en cuenta que lograr el equilibrio adecuado de elementos para lograr la inmersión es más un arte que una ciencia, deberías dejar suficiente tiempo en el proceso de diseño para experimentar y ajustar.

¿Usas el principio de inmersión en tus diseños? ¿Qué tal la experiencia? ¡Coméntalo abajo!

Foto: @federcap @freepik