Estoy seguro que te suena la frase “cada acción crea una reacción igual y opuesta”. Lo que pasa es que en el momento en que las reacciones regresan, para afectarse a sí mismas, se crea un ciclo de retroalimentación, o feedback.

En el artículo de hoy miraremos qué es el principio universal de diseño del ciclo de retroalimentación, y dos tipos de ciclos de retroalimentación: el positivo y el negativo.

¿Qué es el principio del ciclo de retroalimentación?

El ciclo de retroalimentación es una relación entre variables en un sistema donde las consecuencias de un evento retroalimentan al sistema como entrada, modificando el evento en el futuro.

Animales, máquinas, negocios y ecosistemas tienen sistemas compuestos por ciclos de retroalimentación.

Ciclos de retroalimentación positivos

Los ciclos de retroalimentación positivos amplifican la producción del sistema. Son buenos para el crecimiento, y son efectivos para generar cambios. Sin embargo, pueden tener consecuencias negativas si no son moderados por ciclos de retroalimentación negativa.

Ciclos de retroalimentación negativos

Los ciclos de retroalimentación negativos amortiguan la salida, y estabilizan el sistema alrededor de un punto de equilibrio. Estos ciclos son efectivos para resistir el cambio, y mantener el equilibrio.

¿Qué nos enseñan los ciclos de retroalimentación?

Los ciclos de retroalimentación nos enseñan que las cosas están conectadas. Sabemos que cambiar una variable en un sistema afectará a otras variables en el sistema y en otros sistemas.

Como diseñador no solo debes considerar elementos particulares de un diseño, sino también su relación con el diseño en su conjunto y el entorno en general.

Conclusión

Por tanto, deberías considerar ciclos de retroalimentación positiva para perturbar los sistemas para que cambien, pero incluir ciclos de retroalimentación negativa para evitar comportamientos descontrolados que  llevan a fallos en el sistema.

Al mismo tiempo, debes tener cuidado cuando consideras los ciclos de retroalimentación negativa para estabilizar los sistemas, ya que demasiada retroalimentación negativa puede llevar un sistema al estancamiento.

¿Utilizas el principio del ciclo de retroalimentación en tus diseños? ¡Coméntalo abajo!

Foto: ​​@muson @freepik