Google anunció el pasado 3 de marzo su política que eliminará las cookies que registren los hábitos de navegación de los usuarios. Esto significa un gran cambio para la publicidad online y para la privacidad, limitando en cierta medida información para una publicidad focalizada y mejorando la privacidad de los usuarios.

Esta nueva política no significa que Google dejará de recopilar datos de los usuarios y mucho menos que deje de usar los datos de los usuarios para segmentar los anuncios con Google Ads. Lo que Google dejará de hacer es vender anuncios web focalizados según los hábitos de navegación de los usuarios, además que el navegador Chrome bloqueará las cookies de terceros que recopilen esta información a partir del 2022 mediante "Privacy Sandbox", pero cabe recordar que Safari y Firefox ya aplican este tipo de política hace años.

¿Cómo afecta esta nueva política de Google a la publicidad online?

Esta decisión tendrá enormes implicaciones para la industria de la publicidad online, que según InfoAndex en 2020 llegó a dominar el volumen de inversión en publicidad. Este suculento mercado que ya supera a la televisión, se ha visto limitado con esta nueva política de Google. Las empresas de publicidad que dependen de este tipo de cookies tiene que encontrar otra forma de analizar los datos de los usuarios para poder segmentar los anuncios debidamente.

Aunque probablemente esto no sea un problema para el propio Google, que internamente seguirá rastreando y segmentando el comportamiento dentro de sus propias plataformas a los 4.39 billones de usuarios activos.

Google propone una nueva tecnología publicitaria basada en "primero la privacidad" y "basada en intereses", es ahí donde entra en juego el “Privacy Sandbox technology for interest-based advertising (FLoC)” de Google. Con FLoC, Chrome hará un seguimiento de los hábitos de navegación de los usuarios, y luego lo colocará en varias audiencias, o "cohortes", basadas en esos hábitos. Así las campañas de publicidad podrán seguir segmentando mediante estas cohortes, en lugar de usuarios individuales.

Así que Google seguirá ofreciendo técnicamente anuncios dirigidos, pero lo hará de una manera más anónima y menos focalizada. De esta forma, según Google, las campañas publicitarias podrán obtener casi el mismo resultado con FLoC que con el uso de cookies basadas en el seguimiento del usuario.

¿Cómo afecta esta nueva política de Google a la privacidad?

Google seguirá recopilando tus datos desde sus plataformas, es decir, lo que haces cuando estás utilizando sus productos, como YouTube o Google Search, y podrá generar anuncios en función de esta información.

Con esta medida, Google pretende acabar con un problema que vive la publicidad programática, la privacidad de los usuarios y muestra la difícil lucha que supone cambiar el modelo actual de publicidad online respecto a la protección de los datos de los usuarios. Los usuarios reclaman una mayor privacidad, al igual que un control sobre la transparencia, control y elección sobre el uso de sus datos.

Desde mi punto de vista, parece una propuesta que equilibra la balanza entre un sistema de publicidad efectivo desde el punto de vista de la publicidad online y sobretodo mayor privacidad del usuario. Asimismo, los usuarios también seguirán teniendo la opción de detectar comportamientos fraudulentos o eliminar y denunciar contenidos inadecuados.

Conclusión

Aunque los datos de los usuarios han sido hasta la fecha la fuente de ingreso de este tipo de empresas, muchas grandes empresas de internet están posicionando la privacidad como uno de sus principales valores, así como Apple lleva aplicando este tipo de política antirastreo. Y lo más importante es que esto no quiere decir que el marketing online se vea afectado en consecuencia, simplemente reformulara sus técnicas para seguir ofreciendo segmentaciones de calidad manteniendo la privacidad de los usuarios.

Foto de Any Lane en Pexels

Referencias:
Google is done with cookies, but that doesn’t mean it’s done tracking you