El desarrollo de aplicaciones móviles y aplicaciones web se ve muchas veces afectado por retrasos y deadlines no cumplidos, sobretodo por una mala gestión de prioridades.

Si has tenido este problema, y no quieres que vuelva a pasar en tu próximo proyecto, puedes recurrir a técnicas de priorización que te ayuden a avanzar de forma más eficiente y a tener un PMV (producto mínimo viable) en un tiempo acceptable.

Una de estas técnicas, es el método MoSCoW, y es un método que te permitirá establecer las prioridades del proyecto dejando claro desde el inicio que nadie en el equipo tiene el poder de querer añadir todas las funcionalidades, o nadie debe tener prioridad sobre los demás miembros del equipo, ya que al final del día quien tiene que beneficiarse es la organización y no - en este contexto - el individuo.

El MoSCoW te permite definir y gestionar los requisitos y tareas de tu proyecto.

¿Qué es MoSCoW?

El método MoSCoW es una técnica inventada por Dai Clegg que sirve para determinar la priorización dentro de proyectos con limitaciones de tiempo. Si estás dentro de la metodología Agile, ya conocerás el término. Si no, lo que tienes que saber es que MoSCoW es una técnica que da más valor - y prioridad - a las características del futuro producto que tienen un mayor valor comercial.

Esto significa que las características del software, o sitio web, identificadas con más valor tienen mayor probabilidad de ser implementadas.

¿Qué características tiene el MoSCoW?

El conjunto de requisitos usados para determinar la importancia de las ideas, o iniciativas para el producto es bastante sencillo de entender en el MoSCoW. La idea es ayudarte a ti y a tu equipo a priorizar de forma estratégica y ordenada. Estos requisitos están agrupados en cuatro categorías.

Must have (Debe tener)

Estas características será las absolutamente críticas para tu nuevo proyecto, y sin ellas el proyecto es un fracaso.

Should have (Debería incluir)

Estos aspectos de tu proyecto son críticos también, pero no imprescindibles.

Could have (Podría incluir)

Estas iniciativas son las que estaría bien tenerlas, ya que añadirían valor al proyecto, pero no son críticas.

Won’t have (No se van a hacer)

Estas características no se merecen la inversión y no aportan ningún beneficio en este momento y se podrían considerar más tarde.

El framework de MoSCoW es muy potente, además de popular en el mundo Agile, como hemos dicho anteriormente. Es un método de priorización eficiente y fiable, pero no es perfecto. Te dejo algunos de sus puntos fuertes y debilidades.

¿Cuáles son los pros del MoSCoW?

  • El framework es fácil de usar porque se basa en principios simples y lenguaje humano de priorización
  • Es una herramienta potente para establecer prioridades en diferentes niveles del proyecto
  • La categorización prioritaria se basa en la experiencia de un equipo
  • MoSCoW sirve para startups u otros tipos de proyectos
  • La metodología es una buena solución para resolver disputas y poner a todas las partes interesadas en el mismo barco

¿Cuáles son los cons del MoSCoW?

  • Si la toma de decisiones en tu organización excluye el liderazgo colectivo, los requisitos de prioridad pueden ser subjetivos y poco eficientes
  • La priorización inexacta puede existir en términos de escasez de contexto de todos los stakeholders. Esto pasa básicamente cuando los miembros del equipo tienen un nivel diferente de participación en el contexto, y tienen problemas para clasificar las características de acuerdo con su importancia real.

¿Cómo ejecutar un análisis MoSCoW?

Los siguientes son los pasos que te recomiendo para usar la técnica de MoSCoW en tu equipo. Estan inspirados en Lucidchart.

1. Identifica tus stakeholders clave

Esto es importante porque aunque todas las personas de tu organización sean siempre importantes, no quieres que todas las personas tengan algo que decir sobre todas las características del producto. Por ello debes identificar y reunir tus stakeholders clave y el equipo responsable por el desarrollo.

2. Establece el arbitraje

Priorizar es una tarea difícil que genera desacuerdos. Por tanto, es importante decidir cómo resolverás las diferencias antes de empezar el MoSCoW. Siempre puedes utilizar votaciones, o definir el valor de negocio de cada una de las características, y seleccionar la característica con más valor.

3. Divide los recursos

La idea es tener la mayoría de los recursos - económicos - empleados en las iniciativas más críticas y tu equipo debe ayudar en esta división. En esta fase el “will not have” no tendrá ningún recurso.

4. Consolida los plazos

Apretando los plazos en la categoría “must have” hay posibilidad de menos ideas e iniciativas, y te permite prevenir de cara al futuro cuando empiece el desarrollo. Hacerlo es una forma de ser realistas.

5. Haz una lista

Hacer una lista de todas las características, iniciativas y requisitos de tu proyecto es importante, pues te permite tener una visión global de cómo estás priorizando y si lo estás haciendo de forma completa y ordenada.

Además, las otras personas de tu organización también tendrán acceso a esta lista de prioridades, lo que es bueno para la transparencia.

6. Empieza a priorizar

Para decidir la mejor categoría para cada una de las iniciativas o características, tu equipo debe hacerse preguntas clave como las siguientes:

Must have

  1. ¿Qué pasará si lanzamos el producto sin esta característica?
  2. ¿Hay alguna forma más simple de completar esto?
  3. ¿La aplicación funcionará sin esta característica?

Should have

  1. ¿Cuánto valor añade esta característica al proyecto?
  2. ¿Esto puede esperar hasta el próximo lanzamiento?

Could have

  1. ¿Es esto necesario para la función básica del proyecto?
  2. ¿Cuánto impacto tendrá esto en el proyecto si se deja de lado?

Will not have

  1. ¿Esto tiene cero o poca importancia para el proyecto en este momento?
  2. ¿Hay alguna posibilidad de que esto tenga prioridad en el futuro?

A partir de este momento, con las características e iniciativas divididas en categorías de priorización, tu equipo tendrá una idea clara de dónde invertir y centrarse.

Conclusión

Para concluir, existen otros métodos de priorización, pero el método MoSCoW te puede ayudar a ti y a tu equipo reduciendo la parcialidad característica de los proyectos de desarrollo.

Como director del proyecto, puedes usar el MoSCoW para enfocar una priorización objetiva y ordenada, teniendo en cuenta los tiempos de entrega y el presupuesto actual.

El MoSCoW también te permite “aceptar todas” las iniciativas y deseos de todos los stakeholders, manteniendo el equipo unido, pero cada una de las características en su debido tiempo y categoría.

Además, el método te ayuda a evitar discusiones innecesarias, pues las personas involucradas directamente en el proyecto pueden entender por qué están trabajando en una característica ahora, y por qué lo harán en otra más tarde.

¿Crees que el MoSCoW es realmente útil para el desarrollo de aplicaciones? Lo utilizas en tus proyectos? ¿Qué tal la experiencia? ¡Coméntalo abajo!

Foto: Djordje Petrovic en Pexels

Fuentes