El cerebro humano no es capaz de procesar y recordar mucha información al mismo tiempo, como bien sabes. Por ello, es importante conocer algunas técnicas para ayudar a tus usuarios cuando utilizan tu producto.

Una de estas técnicas es el chunking, o fragmentado. En este artículo veremos qué es el fragmentado y por qué es importante.

¿Qué es chunking?

Chunking es una técnica que permite combinar o agrupar muchas unidades de información en un número limitado de fragmentos. Esto hace que sea más fácil procesar y recordar la información.

Chunk, o fragmento en castellano, se refiere a una unidad de información en la memoria a corto plazo. Esto puede ser una palabra o una serie de números, por ejemplo.

Gracias a esta técnica, puedes adaptar a los límites de la memoria a corto plazo, y formatear la información en esa pequeña cantidad de unidades. Según los estudios, cuatro (+/- 1) es el número máximo de fragmentos que la memoria a corto plazo puede procesar de manera eficiente.

La mayoría de las personas pueden recordar una lista de cinco palabras durante 30 segundos. Por tanto, si tienes listas de más de 10 palabras, puedes dividirlas en fragmentos múltiples y más pequeños para mejorar el rendimiento.

¿Cuándo debo fragmentar?

Utilizar el fragmentado como una técnica general para simplificar diseños puede ser una mala aplicación de este principio.

Deberías fragmentar cuando necesites que tus usuarios recuerden o retengan la información, o si necesitas que utilicen esta información para resolver un problema.

No fragmentes la información que se va a escanear. Hacerlo, aumentarías el esfuerzo de escaneo y no produciría beneficios.

Es también gracias a este principio que saben de memoria sus números de DNI/NIE o números de teléfono que utilizan frecuentemente.

¿En qué tipos de proyectos crees que es importante utilizar este principio? ¡Coméntalo abajo!

Foto: @nadiiaaks @freepik