Un error es una “acción u omisión de una acción que produce un resultado no deseado”. Se suele atribuir al “error humano” como causa de muchos accidentes, pero lo cierto es que estos problemas muchas veces tienen origen en errores de diseño, más que en errores de “operaciones humanas”.

El problema está en la causa

Creo que siempre es importante incidir y conocer las causas de las cosas, más que en el resultado. Por tanto, entender las causas de los errores te permite utilizar estrategias de diseño específicas que reduzcan la gravedad y frecuencia de estos errores.

La semana pasada hablábamos de unas buenas prácticas relacionadas con las “confirmaciones”. Hoy es un buen día para seguir hablando de principios universales de diseño, conocer los tipos de errores más básicos y cómo podríamos hacer para minimizarlos.

Descuidos/deslizes

Los descuidos se refieren a errores de acción o errores de ejecución. Este tipo de errores ocurre cuando una acción no es la que tenía que ser. Un ejemplo sería llamas a un familiar - a alguien que llamas regularmente - cuando intentas llamar a un cliente que tiene otro número de teléfono.

Los descuidos ocurren también cuando te olvidas lo que estabas haciendo después de que una llamada te haya interrumpido. Los descuidos son, por tanto, el resultado automático de “procesos inconscientes” resultantes de un cambio de rutina, o una interrupción de una acción.

¿Cómo minimizar los descuidos?

Para minimizar los descuidos debes proporcionar “un feedback claro sobre las acciones”. Tus mensajes de error deben ser claros y deben incluir las consecuencias del error, así como acciones correctivas, si es posible.

Los controles - hablaremos de ellos en un próximo artículo - deben ser usados para poder evitar una confusión accidental de funciones que pueden tener consecuencias perjudiciales. Si no puedes hacerlo, utiliza “confirmaciones” para interrumpir el flujo y verificar la acción. Deberías considerar también el uso de ofrecimientos (posibilidades de acción) - lo miraremos en otro artículo - y limitaciones (restricciones) para influir en las acciones.

Equivocaciones/Fallos

Las equivocaciones son referidas como errores de intención o errores de planificación. Este tipo de errores “ocurre cuando una intención es inapropiada”. Un ejemplo de equivocación sería cuando un “enfermero interpreta una alarma incorrectamente y después administra el medicamento incorrecto”.

Normalmente, una equivocación es causada por “procesos mentales conscientes” y es el resultado del estrés o “sesgos en la toma de decisiones”, por ejemplo cuando una persona está predispuesta a seleccionar sólo entre las opciones visibles.

¿Cómo minimizar las equivocaciones?

Para minimizar las equivocaciones y fallos deberías aumentar la conciencia de la situación y reducir el ruido ambiental.

Además, deberías:

  • Hacer que los indicadores y controles clave sean visibles dentro de una sola vista
  • Reducir el estrés y la carga cognitiva minimizando el ruido visual
  • Proporcionar la retroalimentación suficiente para cumplir con las advertencias, y nada más
  • Considerar el uso de confirmaciones que requieren varios pasos para verificar la intención de tareas muy críticas
  • Capacitar en la recuperación de errores y resolución de problemas, enfatizando la comunicación con el equipo

Conclusión

Como has podido ver, el diseño puede ser culpable pero también puede minimizar la cantidad de errores en un producto, servicio o proceso. Otro principio que miraremos en un próximo artículo es el “principio del perdón”. Debes incorporar este principio siempre en un diseño.

El perdón se refiere al uso de elementos de diseño para reducir la frecuencia y gravedad de los errores cuando ocurren, mejorando la seguridad y usabilidad del diseño.

¿Qué estrategias utilizas para minimizar los errores en tus diseños? ¡Coméntalo abajo!

FOTO: andreas160578 from Pixabay