Durante los últimos años, las organizaciones han reconsiderado seriamente sus infraestructuras tecnológicas, ya que son clave para mantenerse competitivas y formar parte de la estrategia digital de los servicios que se ofrecen. Han pasado ya unos años desde que grandes organizaciones pasaran a utilizar el Cloud, aunque no debemos olvidar que hay, además de las ventajas, también ciertas desventajas al mantener los recursos localmente en CPDs o trasladar los servicios al Cloud.

Tanto Cloud como On-Premise tienen sus propias fortalezas y debilidades. Por lo tanto, es tu responsabilidad tomar las mejores decisiones. No es fácil comprender todas las dificultades que pueden ofrecer un modelo u otro.

A la hora de elegir entre ellos tomarás la decisión según las necesidades que tu empresa o proyecto requiera. Sin embargo, una buena comprensión de las diferencias entre entornos On-Premise y el Cloud es un buen punto de partida para tomar esa decisión crucial.

Artículos recomendados antes de seguir la lectura:

Un poco de historia sobre la transformación digital Cloud

Los últimos 65 años, los centros de datos han jugado un papel importante en la evolución de las organizaciones, desde 1955 hasta hoy, entrando en 2020.

  • 1955: American Airlines e IBM se asociaron para crear el primer sistema de reserva de pasajeros llamado Sabre. Es un ejemplo temprano del uso de procesamiento de datos a gran escala para servir a una organización comercial con equipos mainframes. Y todo eso mucho antes de la introducción de los ordenadores personales (PC) en la década de 1980.
  • 1990: Las empresas comenzaron a usar PCs como alternativas más baratas a los mainframes. Apilando una gran cantidad de PCs o servidores para producir potencia de procesamiento de tipo mainframe. Es lo que conocemos hoy en día como centros de datos CPD (On-Premise).
  • 1999–2001: La introducción de VMWare Workstation creó una nueva ola de innovación en tecnología On-Premise. Las organizaciones podían virtualizar servidores y optimizar el uso de sus recursos.
  • 2002: Amazon Web Services (AWS) comenzó el desarrollo de servicios basados ​​en Cloud. Esta nueva transformación digital permitió a las empresas la oportunidad de usar infraestructuras y almacenamiento sin necesidad de disponer de su propia infraestructura On-Premise.

Desde entonces, otros líderes tecnológicos como Microsoft y Google han comenzado sus propios servicios en el Cloud. Hoy en día, las empresas tienen más opciones que nunca para administrar su organización On-Premise o Cloud.

¿Qué debo tener en cuenta en mi transformación digital para evaluar Cloud u On-Premise?

Si debes tomar una decisión para adoptar una infraestructura Cloud u On-Premise, estos son algunos factores a considerar:

Costes

Un gran atractivo del Cloud es que no hay inversión inicial en infraestructura. Tu organización puede comprar los recursos necesarios SaaS y comenzar a usar los servicios Cloud al instante. No es necesario construir ni alquilar centros de datos. Puedes olvidarte de infraestructuras complejas para escalar.

El Cloud lo hace fácil y te permite ahorrar tiempo. Puede conducir a grandes ahorros de costes, sobre todo para servicios embrionarios de tu organización. Aunque lo más difícil es tomar decisiones considerando los costes a largo plazo.

En el Cloud, las empresas tienen que seguir pagando. Por lo tanto, es importante realizar un análisis de costes para ver si una inversión local sería más adecuada.

También es importante recordar que los servicios en el Cloud pueden cambiar sus tarifas en el futuro. Ese factor de riesgo debe ser parte de la consideración. Con cargas de trabajo controladas On-Premise podrás gestionar y mantener los costes bajo control.

Interrupciones de servicio y redundancia

Tanto On-Premise como Cloud pueden enfrentar interrupciones del servicio. Sin embargo, el remedio para los dos difiere significativamente. En un caso On-Premise, la empresa es responsable de crear redundancia. Por lo tanto, las empresas deben diseñar los sistemas de respaldo necesarios para restaurar los servicios lo antes posible.

Con un buen servicio Cloud, las redundancias de infraestructura ya deberían estar preparadas. Pero es tu responsabilidad diseñar tu infraestructura con alta disponibilidad y recuperación ante posibles desastres que pudieran aparecer. Por ejemplo, en el caso de AWS debes diseñar aprovechando las implementaciones en varias regiones para mantener tu sistema a salvo de los tiempos de inactividad regionales.

Control operacional

Con un modelo On-Premise tienes control total sobre tu centro de datos. Pero también significa que tienes que invertir en personal y recursos para mantener esos sistemas. La mayoría de los proveedores de la nube tienen su propio modelo de responsabilidad compartida. Evitará ciertas tareas a tu equipo, pero aún son responsables del buen diseño y las implementaciones del sistema en Cloud.

Seguridad y privacidad

La seguridad y la privacidad son factores importantes que contribuyen a la elección de un centro de datos local On-Premise o un servicio Cloud. Hay organizaciones que manejan información confidencial con políticas internas que no permite el uso del Cloud, aunque la infraestructura Cloud cumpla con la legislación que corresponda. Es un factor que debe considerar tu organización.

Vinculación a servicios

Con el Cloud, las organizaciones a menudo se preocupan por ser atrapadas por un proveedor en particular. Puedes mitigar este riesgo mediante el uso de un enfoque híbrido al mezclar On-Premise y Cloud, o utilizar una estrategia multicloud y mantener tus servicios distribuidos en varios proveedores Cloud.

Legislación

Las organizaciones tienen información completa sobre los centros de datos locales On-Premise. Por lo tanto, es más fácil cumplir con varias regulaciones como HIPAA, PCI DSS o RGPD.

Aunque las empresas Cloud están muy al día de dichas legislaciones, un ejemplo es el de Amazon AWS que abrirá tres Centros de Datos en España en 2022 en cumplimiento con el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), teniendo acceso a otra región de infraestructura segura de AWS en la Unión Europea (UE), respetando los más altos estándares de seguridad, cumplimiento normativo y protección de datos.

Conclusión

¿Tu organización es grande y los servicios son de larga duración? En ese caso, on-premise podría ser tu mejor apuesta. Si eres una start up o una organización pequeña o mediana que tiene en cuenta el presupuesto y busca un enfoque práctico o time-to-market, deberías considerar la posibilidad de usar Cloud. Si ninguno de los dos proporciona los resultados que desea, tu solución podría ser híbrida.

El Cloud es una gran opción para las empresas que desean contar con soluciones rápidas, ágiles y sin inversiones iniciales. También para las que buscan ser más ágiles con su información o para las que no cuenten con espacio para su infraestructura On-Premise.

Las cargas de trabajo de tu organización determinarán en última instancia si es mejor una infraestructura Cloud u On-Premise.  

¿En tu organización utilizáis servicios Cloud para entornos de producción? ¿Cuando fue la última actualización de hardware en tu centro de datos On-Premise? ¿La infraestructura de servidores forma parte de tu transformación digital?

Photo by Aleksandar Pasaric from Pexels

Referencias: