Si eres de mi quinta, es muy probable que hayas visto en televisión la serie de dibujos animados My Little Pony (MLP), o “Mi Pequeño Pony” en español. Lo curioso de esta serie, entre otras cosas, es que sus siglas en inglés coinciden con las siglas de Minimum Lovable Product, o Producto Mínimo Adorable, pero, ¡supongo que también estarás de acuerdo que eran adorables aquellos ponys!

Antes de seguir te recomiendo leer el artículo: MVP vs MMP. ¿Cuáles son las diferencias?

MVP, MMP y MLP

Hablando de productos o servicios, la cuestión es que, además de haber pasado, o poder pasar por un MVP y un MMP como comentamos en el artículo de la semana pasada, tu producto también debe evolucionar a adorable. Pero, ¿qué es realmente un Producto Mínimo Adorable y qué es necesario hacer para tener uno? ¡Esto es lo que vamos a discutir hoy¡

¿Qué es un MLP?

Un MLP o Producto Mínimo Adorable es una oferta inicial de tu idea que los usuarios aman desde el inicio. Sus características mínimas hacen que los consumidores adoren el producto digital, dejando de simplemente tolerar las características mínimas viables, como puede pasar con un MVP.

Poder evolucionar rápidamente de MVP o MMP a MLP te permite evitar frustraciones por parte de los consumidores y evitar que estos busquen los productos de la competencia.

Según Brian de Haaf, autor de Lovability, “buscar un MLP es fundamental para cultivar la felicidad del cliente y esta felicidad llevará al crecimiento empresarial a largo plazo”.

¿Por qué invertir en el MLP?

El MLP puede ser una forma de diferenciarse de los competidores en un mercado cada vez más competitivo desde la primera interacción con tu organización o producto, porque hoy en día los consumidores tienen muchas opciones.

Tus potenciales clientes tienen una relación transaccional con la tecnología que les permite abandonar tu producto, y buscar otro rápidamente si no se sienten satisfechos o apreciados.

Tu producto debe contemplar el amor

Por tanto, tu producto debe considerar los problemas y preocupaciones de los consumidores y mejorar sus vidas. Esto significa que la experiencia de usuario, o del cliente debe contemplar el amor en todas sus fases, para que tus clientes además de comprar tu servicio también deseen que tu organización crezca.

¿Qué diferencia hay entre un MLP y un MVP?

El enfoque MLP se desarrolla sobre el MVP. Sin embargo, ambos enfoques tienen objetivos diferentes y bien definidos. Mientras que el objetivo de un MLP pasa por buscar una experiencia de producto completa, alcanzando la ‘adorabilidad’ a medida que tu producto madure, el objetivo de un MVP, como vimos en el artículo anterior es ofrecer  el producto  al mercado lo más rápido y económico que sea posible para conocer la viabilidad de negocio, mercado objetivo, etc...

¿Cuáles son las características principales de un MLP?

Las siguientes son algunas de las características que hacen del MLP un enfoque a tener en cuenta para el desarrollo de tu producto:

  • El objetivo es disruptivo. Características mínimas para atraer a una respuesta emocional
  • Más lento de desarrollar que un MVP
  • Desarrollado sobre el concepto MVP
  • El precio depende de las características seleccionadas
  • Comercializable y notable
  • Orientado al usuario. Se puede analizar el mercado
  • Se puede entender el problema. Resuelve el problema y crea una conexión emocional
  • Existen muchas alternativas para el producto
  • Se pueden hacer decisiones de arquitectura, pues la tecnología es estable
  • Esfuerzo dedicado a la oportunidad
  • Permite focalizar
  • Los clientes adoran tu producto

¿Y el pequeño pony?

Creo que algunas (la mayoría) empresas de dibujos animados o juguetes, son especialistas en diseñar productos que son adorados inmediatamente por los niños - sus clientes finales -, sobretodo introduciendo historias de amor que se integran o se integraron en nuestra cultura y sistemas de valores mientras crecemos. ¿No debería ese amor ser también parte importante de tu negocio?

INTRO - MI Pequeño Pony on Youtube

El centro es el diseño y calidad

Un producto mínimo adorable se centra más en el diseño, usabilidad y la calidad - características más importantes - que en la cantidad de funcionalidades. Ya no se trata de hacer algo operacional y funcional, pero algo que sea agradable, divertido y que despierte una reacción emocional en tus clientes.

La emoción impulsa el engagement, la interacción con la marca, y lleva a tus primeros usuarios a querer compartir tu producto con otros, porque tu producto, aunque con unas características mínimas es adorable.

Requiere más tiempo y dinero

Al contrario de un MMP, en el que el mercado está dispuesto a pagar por el producto, un MLP además de necesitar más tiempo de desarrollo y costos más altos, necesita que los usuarios se enamoren, que desarrollen este compromiso y vínculo emocional con la marca hasta que se transformen en clientes leales con mucho valor para tu negocio ahora en el futuro.

Conclusión

Para concluir, y como has podido leer, invertir más tiempo en el desarrollo de tu producto vale la pena porque mejora la probabilidad de crear un producto o servicio que las personas necesiten realmente.

Por eso, para ofrecer un producto adorable tu objetivo debe ser el de desarrollar un relación duradera y exitosa con tus clientes. Como has podido ver, los benefícios de un MLP a largo plazo son excepcionales. ¿Qué cambios sociales habrán sido causados por los adorables ponys de Hasbro?

Y en relación a tu producto o servicio, creo que otra de las claves está en recordar que un producto mínimo adorable es viable también, y si tus clientes lo adoran entonces querrán pagar por él, haciendo que sea comerciable.

¿Desarrollar un producto mínimo adorable es una prioridad para tu organización? ¡Coméntalo abajo!

Foto: Andy M. from Pixabay

Fuentes: