La originalidad en el diseño es un asunto complejo. Puede que estés trabajando en tu proyecto durante meses y meses con mucha probabilidad de que ese trabajo ya lo haya realizado otra persona. Pero entonces ¿está todo inventado? Siempre puedes encontrar en lo inventado  nuevas utilidades que generan esa ilusión pragmática de necesitarlo, ya sea por nuevas interpretaciones, nuevas comodidades o nuevas características.

Aunque las imitaciones están condenadas por la ley, es difícil identificar la intención y las reinvenciones nos permiten evolucionar como sociedad. Es por ello que independientemente de si plagias a sabiendas, lo más probable es que alguien, de alguna manera, haya tenido una idea similar a la tuya o tenga capacidad de reinventar tus diseños para llevarlos al siguiente nivel.

Logotipos

En diseño gráfico, sobresalir es lo que hace que tu logotipo sea impresionante y memorable. Sin embargo, con tantas organizaciones y los múltiples proyectos personales de las personas, es muy fácil hacer un diseño que en cierta forma ya se ha creado, ya sea intencionado o accidental.

Echa un vistazo al ejemplo anterior del logotipo de Pepsi y Korean Air, como verás es increíblemente similar. Si alguien hubiera puesto el logo de Korean Air en una lata y me lo hubiera dado, ¡nunca habría adivinado que estaba bebiendo una Pepsi falsa! Desde la disposición de los colores hasta las líneas curvas, uno hubiera pensado que ambos logos fueron hechos por el mismo diseñador.

Entonces… ¿esto se trata de un plagio? A nivel superficial podría parecerlo, sin embargo, con un poco de investigación, el plagio no parece ser el culpable. La aerolínea coreana, fundada en 1962, desarrolló su logotipo para que representara la bandera de Corea del Sur imitando una forma de yin-yang. Mientras que el diseño de Pepsi, fundada en 1965, quería desmarcarse de Coca Cola y mostrar su apoyo a Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial. Es solo una simple coincidencia que ambos logotipos se vean tan similares.

Diseños UX/UI

En el diseño de UX/UI, es especialmente difícil separar el plagio directo y la inspiración, especialmente debido a la necesidad de estandarización de la industria.

Según Jacob Nielson, “Los usuarios no deberían tener que preguntarse si diferentes palabras, situaciones o acciones significan lo mismo”. Si todos los diseños de interfaz de usuario se vieran diferentes, entonces “Todos los patrones a los que los usuarios están acostumbrados, que hacen que los sitios web sean utilizables sin un manual de instrucciones, se perderían. Cosas como la navegación superior, los enlaces subrayados, los encabezados que crean una estructura jerárquica para el contenido y muchos otros elementos que los usuarios dan por sentado desaparecerían”.

Echa un vistazo a iPhone y Android. Muchos argumentan que son dos reinos diferentes de diseño. Algunos incluso argumentan que el iPhone siempre establece los estándares para otros dispositivos, pero nada más lejos de la realidad, ambos utilizan estándares que hacen que la curva de aprendizaje sea sencilla.

El UX/UI de los iPhones y Androids todavía tienen diferentes sensaciones. La estandarización no debe sofocar la creatividad y la singularidad. A través de los patrones de usabilidad e interacción deben ser más o menos los mismos que otras interfaces, la aplicación, la web, los gráficos y la tipografía dependen totalmente del diseñador.

Conclusión

Si estás en plena inspiración, desconfía si tienes una sola fuente, debes abrirte a múltiples fuentes y combinarlas para darle a tu diseño tu propio sello. Copiar un solo diseño y llamarlo “inspiración” es una excelente manera de que te puedan acusar de plagio. Pero dibujar a partir de múltiples fuentes puede hacer que sea mucho más difícil identificar los diseños inspiradores originales. Además de que un poco de investigación también te ayudará a evitar coincidencias con otros diseños.

Photo by Thiago Barletta on Unsplash