La alineación es la teoría del diseño que genera el orden, la organización y, como consecuencia, mejora la legibilidad. La alineación de los componentes es a menudo un arte sutil y que requiere una estrecha atención a los pequeños detalles, sin embargo, el resultado es notable.

La alineación a menudo se pasa por alto, ya que es uno de los pocos principios universales de diseño que es invisible. La alineación es un proceso para posicionar y ordenar los componentes.

Es  importante por ejemplo en el caso de muchos elementos, especialmente de lectura como una web de noticias o un diario en papel. Una buena alineación, mejora en consecuencia la experiencia de lectura del cliente.

Alineación vertical

Es bastante fácil confundir la alineación vertical y horizontal, ya que cada una se refiere al eje opuesto, cuando se piensa en el posicionamiento visual de los componentes. La alineación vertical es cuando la colocación de los elementos superior, central e inferior se alinean en el mismo plano horizontal.

Esta alineación vertical crea equilibrio y se otorga igual peso a cada artículo

Alineación horizontal

La alineación horizontal es la alineación de los bordes izquierdo, central y derecho de los componentes.

Utiliza la alineación horizontal para alinear todos los elementos.

Alineación de componentes

Los componentes en la interfaz de usuario pueden incluir imágenes, gráficos o iconos, todos los cuales suelen ser inconsistentes en su anchura y altura. Como tal, alinear este tipo de componente puede resultar bastante complicado y a menudo se produce una desalineación.

Para alinear los componentes, debes alinear los iconos de forma centralizada y alinear el contenido a la izquierda.

Alineación central

La alineación central es típicamente una buena práctica de emplear si la intención es concentrar el enfoque del usuario hacia una ubicación específica y lejos de otros elementos de la interfaz.

Conclusión

La alineación no sólo ayuda a que una composición de diseño parezca profesional, limpia y pulida, sino que también crea orden, estructura y ayuda a la experiencia de lectura. No hay una regla o fórmula mágica, puedes encontrar la alineación adecuada a cada tipo de contenido, evalúa los pesos de cada componente y de esta forma podrás organizar y combinar los diferentes tipos de alineación.

Photo by David Sjunnesson on Unsplash