El sector Salud junto con la ascendente Digitalización, está experimentando un verdadero auge en América y Europa. Con Chiyana hace unos meses, ya reflexionamos sobre: Telemedicina. ¿Ha llegado su oportunidad?. Cada día, más de 200 servicios de salud se publican en APP Stores, pero a pesar de un crecimiento tan rápido, el mercado todavía está lejos de la saturación, queda mucho trabajo para que las APPs de Salud maduren y sean herramientas integradas en nuestro estilo de vida y útiles para los profesionales de la salud.

El mercado de las APP de Salud

Los consumidores de todo el mundo están descargando y gastando más dinero que nunca en aplicaciones de salud.

  • Según Statista, se prevé que el tamaño del mercado mundial de salud móvil alcance los 333.000 millones de dólares hasta 2025.
  • Como analizan en Goldstein Market Intelligence, el mercado global de dispositivos de salud móvil crecerá un 38,6% anual en los próximos años.
  • Según esta investigación por NCBI, alrededor del 68% de la población en los EE.UU. posee una aplicación de salud en sus teléfonos móviles.
Imagen para el post
Previsión de ingresos en APP de Salud. Fuente: Statista

Muchas cosas empiezan a cambiar en relación a la forma en la que la salud llega al público general, creando nuevos canales y formas en las que comunicarse y enviar y/o recibir información. El mercado de aplicaciones de salud móvil está creciendo a pasos agigantados. Esta enorme industria se expande cada día y no muestra signos de detenerse, estimulada, entre otros, por la pandemia de COVID-19.

Casos de éxito APP de Salud

Peloton, que ofrece bicicletas y cintas de correr con una pantalla incorporada para entrenamientos en línea en casa, ha aumentado más del 50% en un mes. La empresa Mirror, que en 2016 inventó un espejo interactivo de entrenamiento y ha recaudado más de 70 millones de dólares en inversión para su aplicación, ha duplicado sus ventas desde el comienzo de la pandemia hasta el punto de que Lululemon, una compañía de ropa deportiva, quiere comprarlo por 500 millones de dólares.

Imagen para el post

Como habrás observado en los ejemplos, estos casos de éxito no centran su negocio únicamente en una APP de Salud, el factor clave es ofrecer una oferta de servicios mucho más allá de simplemente una APP en Salud. Las funcionalidades en las APP de Salud han de ir acompañadas de objetivos y propósitos que en consecuencia tengan una mejora en nuestra Salud. Los servicios son muy diversos, desde máquinas para hacer ejercicio, equipos de monitorización, hasta complementos o ropa.

Telemedicina

Según Research2Guidance, el 80% de los médicos utilizan aplicaciones médicas para mejorar su trabajo. Los dispositivos móviles están cambiando la forma en que los pacientes se comunican con los médicos. En la actualidad, los médicos tienen capacidad de comunicarse con video y voz, que aunque no sea el escenario ideal, hay casos y procedimientos específicos que pueden realizarse sin problema por este medio.

Hace unos años, la gran mayoría de las aplicaciones de salud eran en realidad aplicaciones de estilo de vida para dormir, entrenar o nutrición, pero ahora también hay un gran número de servicios centrados en telemedicina, que te permiten comunicarte con un médico, monitorear y analizar posibles síntomas.

Por ejemplo, el otro día me quedé sorprendido por el anuncio de una gran compañia de telefonia Española, que todos bien conocemos. Esta empresa se anunciaba ofreciendo un servicio de eHealth, con el que te podías comunicarte con un profesional de la salud. Todo ello aprovechando la tecnología que ya tienes para ver el contenido multimedia que ofrece esta compañía. Tecnológicamente me parece fantástica la facilidad con la que con el mando de tu TV tienes acceso directo a un profesional médico al otro lado de la pantalla, aunque clínicamente supongo que tendrá sus limitaciones por supuesto.

Para ofrecer la mejor asistencia sanitaria, los profesionales del sector necesitan contar con herramientas potentes e intuitivas. Es por ello que los wearables con medición y monitoreo de tus constantes vitales, entre otros, permiten informar eficazmente, además de poder llevar a cabo investigaciones médicas revolucionarias, llegando a millones de personas. El resultado del uso de estos dispositivos, es una atención más eficiente, personalizada y, en definitiva, más humana.

Medición y monitoreo de datos

En la actualidad, la gran mayoría de los teléfonos móviles tienen la capacidad de medir tu frecuencia cardíaca, frecuencia respiratoria, monitorear el sueño, la actividad física, entre otros, además de tener la capacidad de poder compartir esta información con otros dispositivos para evaluar o ampliar las capacidades.

Como muestra la encuesta de Gallup, el 45% de la población en E.E.U.U. ha probado algún tipo de aplicaciones móviles en salud y fitness, y el 20% son consumidores habituales de estos servicios. Sin olvidar que llevamos el teléfono móvil las 24h del día. Desde mi punto de vista la monitorización mediante wearables como Apple Watch o Fitbit, han permitido profesionalizar el mundo de la APP en Salud, en la actualidad, ya existen más de 15.000 publicaciones científicas que examinan las capacidades de estos dispositivos wearables.

Estos dispositivos wearables están pensados para proporcionar información sanitaria más completa y tienen el potencial para desempeñar un papel relevante en los cuidados clínicos y en la toma de decisiones compartida entre los pacientes y los profesionales sanitarios.

Apple está democratizando la atención sanitaria al facilitar acceso a sensores y software de precisión de manera que los consumidores pueden acceder a información real sobre su salud y aprender cómo les afectan las decisiones que toman en su día a día. Para ello, Apple tiene su propio framework de desarrollo destinado a las APP de Salud, ResearchKit y CareKit, con el que permite facilitar el diseño de APPs de Salud en todo tipo de ámbitos. Este framework open-source, simplifica los procesos de gestión médicos como los consentimientos informados, la medición y monitoreo  de los datos de salud las 24h, no solo durante las visitas periódicas.

Conclusión

Para millones de personas en todo el mundo, los teléfonos móviles, tablets, ordenadores, TV, entre otros, ya actúan como dispositivos móviles en salud y de comunicación y diagnóstico para la telemedicina, especialmente en tiempos de distanciamiento social. Cada vez más elegimos instalar aplicaciones de salud y/o atención médica en nuestros teléfonos, buscando un control personalizado sobre la forma en la que accedemos y gestionamos nuestra salud, desde estilos de vida como el deporte hasta la atención médica con nuestro centro de salud. Hay un sinfín de posibilidades en el que tan solo estamos viendo la punta del iceberg.


Photo by Edward Jenner from Pexels

Referencias:
· Five rules for developing healthcare applications
· Why You Need An App For Your Healthcare Business