La legibilidad es el grado en el que se puede entender un texto, basado en la complejidad de palabras y frases utilizadas. Este principio de diseño viene determinado por factores como la longitud de la palabra, la longitud o el número de sílabas de la frase.

Es un atributo importante, pero poco considerado en muchos proyectos de diseño. Ser consciente de su importancia permite desmontar mitos que dicen que la información “compleja requiere una presentación compleja”.

Lo cierto es que, si quieres que el enfoque esté en la información y no en como la presentas, tu presentación debe ser lo más sencilla que sea posible. Eso es, mejorando la legibilidad.

¿Cómo mejorar la legibilidad?

Para mejorar la legibilidad, puedes:

  • Omitir las palabras y puntuación innecesarias, sin perder claridad y significado
  • Evitar acrónimos, jerga y citas en idiomas extranjeros
  • Mantener la longitud de frases apropiada para el público objetivo apropiado
  • Usar la voz activa generalmente, pero la voz pasiva si el énfasis está en el mensaje
  • Utilizar fórmulas de legibilidad y software diseñado para niveles de lectura

Herramientas y software para la legibilidad

Si eres diseñador, o incluso creador de contenidos, debes saber que en el mercado existe una variedad interesante de software y herramientas que te pueden ayudar a producir texto con niveles de legibilidad específicos.

Estos niveles están relacionados con los niveles académicos de los usuarios.

Los algoritmos y las fórmulas que puedes encontrar en el mercado,  te permiten verificar si el texto de tus diseños se adapta al nivel de lectura aproximado de tu público objetivo.

Pero debes recordar que sirven como guía para un texto legible y no como “normas obligatoria”.

Esto quiere decir que debes saber encontrar el equilibrio, después de estudiar el público objetivo, pues escribir más frases por párrafo, que aumentan la legibilidad para lectores de “nivel” inferior, también puede frustrar a lectores más “avanzados”.

Debes optar por el lenguaje simple, pero no demasiado simple.

Conclusión

Para concluir, creo que al crear tus próximos diseños, si estos involucran texto debes tener en cuenta la legibilidad.

Además, es importante intentar expresar elementos complejos de forma sencilla, seguir las pautas para mejorar la legibilidad y verificar qué nivel de legibilidad se aproxima al nivel de tu público objetivo. Esto definirá el éxito y adopción de tu próximo diseño.

¿Consideras la legibilidad en tus proyectos de diseño? ¿Cómo? ¡Coméntalo abajo!

Foto: Kerstin Riemer en Pixabay

Fuentes: