Debemos constantemente optimizar nuestro e-commerce, con el objetivo de conseguir una mayor conversión. Los test A/B, pueden ayudarte de una manera eficaz.

¿Qué son los test A/B?

Los test A/B son un método para comparar dos versiones de una página web,una aplicación, email u otros para determinar cuál funciona mejor . Es un experimento en el que se muestran dos o más variantes de una página a los usuarios de forma aleatoria y se utiliza un análisis estadístico para determinar qué variación tiene un mejor rendimiento para un objetivo de conversión determinado.

6 mejores prácticas a seguir durante las pruebas A / B para el comercio electrónico

Como ejemplo, Amazon presentó su opción de compra patentada con un solo clic para facilitar la experiencia de compra a sus clientes. El proyecto pasó por decenas de test A/B y modificaciones durante un período prolongado de tiempo antes de que se implementara.

¿Cuáles son las mejores prácticas para realizar un test A/B en e-commerce?

1. Define la hipótesis

Es un paso esencial definir la hipótesis antes de empezar un test A/B. Debes definir cuál es el problema que estás tratando de resolver y qué KPI (indicadores clave de rendimiento) para poder medir los resultados.

Definir una hipótesis no garantiza una prueba ganadora pero sí que garantiza una oportunidad de aprendizaje.

2. Determina métricas de medición específicas

Para ejecutar pruebas A/B significativas que tengan un impacto positivo, es importante comprender qué métricas estás midiendo y cómo medirlas.

Por ejemplo, si una empresa está cambiando una página de destino para usar un chatbot en lugar de un formulario, es necesario formular hipótesis y documentar estimaciones para cualquier métrica que se espera que cambie, como mejorar la tasa de conversión o participación.

Tienes que ser específico sobre cómo vas a medir tus KPIs para que no haya ambigüedad y que sea más fácil valorar el impacto y tomar decisiones.

3. Programa y mide pruebas entre cronogramas comparables

Es importante ejecutar los test A/B durante períodos comparables, teniendo en cuenta picos  o descensos estacionales y específicos de la industria para obtener resultados confiables y precisos. Especifica la duración de las pruebas y programarlas en consecuencia.

Ejemplo: una empresa de e-commerce realiza un test A/B sobre el tráfico durante el Black Friday comparando los resultados con los de un viernes normal, no podrá ver resultados confiables ya que el comportamiento del comprador es claramente diferente.

4. No pruebes más de un aspecto a la vez

Las empresas pueden verse tentadas a probar dos o más elementos diferentes al mismo tiempo, pero esto conlleva resultados imprecisos. Se debe a que cuanto mayores sean las diferencias entre dos versiones de una página, más difícil es determinar qué factores provocaron una mejora.

Es por ello, que debes probar con un solo elemento para saber con certeza qué cambio fue responsable de la mejora o descenso de los resultados.  Una vez que determines un ganador, prueba con otro elemento y así hasta optimizar tu e-commerce.

5. Prueba de forma continua y constante

La clave para obtener los mejores resultados es realizar test de forma continua y coherente. Cuanto más frecuentemente pruebes ciertos elementos de tu sitio web, más confiables serán tus datos, lo que permitirá concentrarte en lo que realmente importa, el usuario.

Conclusión

Ya sea un test A/B tenga un resultado positivo o negativo, sirve como una curva de aprendizaje para tu empresa. Los test A/B pueden ayudar a aumentar las tasas de conversión y sentar la base para futuras pruebas para la organización. No existe la página de destino perfecta y siempre hay un espacio para crecer.

Photo by Geran de Klerk on Unsplash

Referencias:
· Ecommerce ab testing