La clave para optimizar tus campañas de correo electrónico es medirlas y analizarlas. ¿Cuáles son las métricas que debes medir?

1. Tasa de apertura

Se trata del porcentaje  de correos electrónicos leídos sobre los entregados. El porcentaje óptimo dependerá de tu industria. Para conseguir optimizar esta métrica, deberás probar de enviar tus correos electrónicos a diferentes horas y días para  saber cuáles te dan los mejores resultados. También puedes realizar test A/B de asunto redactados de manera diferente para saber el tipo de asunto que mejor te funciona.

Tienes que tener en cuenta que la tasa de apertura es una métrica un poco imprecisa, ya que solo cuenta como email “abierto” si el destinatario carga las imágenes del correo electrónico. Si un destinatario tiene un bloqueo de imágenes, aunque lo haya leído no se contabilizará como apertura.

2. Tasa de clic

La tasa de clic es el porcentaje de clics en los enlaces de tu correo de los destinatarios que han abierto el correo electrónico. Esta métrica te permite saber cuántos clientes interactúan con tu email y saber si están interesados en el contenido que estás enviando.

También se suele utilizar en los test A/B, ya que muchas veces el objetivo suele ser aumentar el número de clics en el email.

Para conseguir más número de clics, puedes incluir imágenes que se vinculen a ofertas, encuestas interactivas, etc. También debes optimizar tu landing page, ya que si un usuario tiene una mala experiencia será difícil que vuelva a clicar en tu correo.

3. Conversión

Después de que un usuario haya hecho clic en tu correo, el próximo paso deberá ser convertirlos, es decir, que realicen la acción que te has marcado como objetivo. Por ejemplo: compra de un producto o completar un formulario. La llamada a la acción (CTA)  de tu correo electrónico está relacionada con tu definición de conversión. Es una métrica esencial  que te permite saber si estás logrando tus objetivos.

4. Tasa de rebote

La tasa de rebote, es el porcentaje de correos que no han podido entregarse. Puede deberse a dos tipos de situaciones:

  • Rebotes duros: dirección de correo electrónico o dominio no válido o inexistente que nunca serán entregados. Podemos evitarlo a través del doble optin.  En este caso, deberías eliminar estos correos de tu base de datos. Si tienes demasiados rebotes duros, los proveedores de internet pueden considerarlo spam.
  • Rebotes blandos: se trata de un problema temporal con un correo electrónico, ya sea por bandeja de entrada completa o problemas en el servidor de email del receptor. El servidor del destinatario puede retener estos correos electrónicos para la entrega una vez que se solucione el problema o puedes intentar volver a enviarle el correo.

5. Tasa nuevos suscriptores

Es importante controlar el crecimiento de tu base de datos. Se calcula restando los rebotes duros y bajas al número de suscriptores. Hay una disminución natural de tu base de datos aproximadamente de un 22,5% cada año, con lo que debes hacer un esfuerzo en aumentar constantemente tu base de datos.

6. Tasa de baja

Se trata del porcentaje de personas que deciden dejar de recibir tus comunicaciones futuras. Puede que el contenido que le estás ofreciendo no les interese o no es lo que esperaban recibir o quizás reciben demasiados correos. Como te he comentado en anteriores post debes enviar a tus suscriptores contenido relevante y en los momentos adecuados sin saturarlos con envíos excesivos de email. Muchos suscriptores no se darán de baja, pero simplemente dejarán de abrir y leer tus correos, en este caso, se trata de suscriptores inactivos que deberás intentar reactivarlos con algún tipo de oferta atractiva y no incluir en tus comunicaciones habituales hasta que no vuelvan a mostrar interés.

7. Tasa de quejas

Hace referencia a cuando un usuario marca tu correo electrónico como spam. Es importante mantener esta tasa lo más baja posible para evitar que tu proveedor de correo electrónico bloquee la cuenta de tu correo o que tu dirección IP aparezca en la lista negra, si es así, los proveedores de correo no enviarán ningún correo electrónico. Para evitarlo intenta poner el enlace de “baja” muy fácil de acceder para el usuario.

8. Tasa reenvío

Porcentaje de destinatarios que hicieron clic en el botón compartir ya sea en alguna red social o reenviar a un amigo. Esto indica que tus suscriptores encuentran interesante el contenido que envías. Si quieres que tu contenido y correos se compartan, incluye botones de compartir en redes sociales y reenviar a un amigo en tus correos.

Conclusión

Debes tener en cuenta estas métricas en tus campañas para poder ir aprendiendo de tu base de datos y así poder obtener mejores resultados. No todos los negocios ni base de datos son iguales, es por ello, que es importante que pruebes y así poder sacar tus propias conclusiones de cómo funciona tu marca.

¿Aplicas estas 8 métricas de email marketing? Comparte tu experiencia con nosotros en los comentarios.

Photo by Austin Distel on Unsplash

Referencias: