No es posible hablar de diseño de producto sin conocer las etapas de creación del producto. Existen diferentes etapas, pero para que tu producto sea exitoso, normalmente debería seguir cuatro etapas específicas: requisitos, diseño, desarrollo y pruebas.

Conocer, entender las cuatro etapas permite maximizar “la probabilidad de éxito de un producto”. En este artículo repasamos estas cuatro etapas de creación.

Antes de seguir, te recomiendo leer:

Requisitos

Los requisitos son posibles gracias a estudios de mercado, feedback de los clientes, grupos focales, tests de usabilidad, etc…, pero también derivan del conocimiento directo o la experiencia.

Para obtener mejores requisitos de diseño, las interacciones controladas entre diseñadores y personas que sean tu público objetivo son más eficaces que simplemente preguntar a las personas qué quieren, ya que normalmente no son capaces de articular sus necesidades.

Diseño

En esta etapa los requisitos se traducen en un conjunto de especificaciones para cumplir los requisitos, y hacerlo de una forma única.

Formas de crear un diseño excelente:

  • Hacer una investigación cuidadosa de soluciones parecidas
  • Hacer una lluvia de ideas con participantes diversos
  • Hacer un amplio uso de prototipos
  • Hacer muchas iteraciones, pruebas y ajustar conceptos

Si tu diseño es el mismo al principio y al final de esta etapa, deberías revisarlo urgentemente. "Algo no va bien".

Desarrollo

La etapa de desarrollo es donde las especificaciones se transforman en producto real. En esta etapa debes cumplir con precisión las especificaciones de diseño. Para lograrlo debes poder asegurar la reducción de “la variabilidad en los materiales” y la “creación y ensamblaje de las piezas”.

Además, debes ser capaz de verificar que se mantengan las especificaciones durante todo el proceso de desarrollo.

Pruebas

Esta etapa es donde se prueba tu producto para asegurarte de que cumple con los requisitos y especificaciones de diseño. Debes asegurar la aceptación por el público objetivo.

Debes enfocar las pruebas en:

  • Calidad de los módulos y su integración
  • Rendimiento en el mundo real
  • Facilidad y fiabilidad de la instalación

Conclusión

Para concluir, si quieres que tu producto tenga éxito, es muy recomendable seguir las etapas de creación referidas anteriormente, reuniendo los requisitos a través de interacciones controladas, utilizando la investigación, la lluvia de ideas, la creación de prototipos y el diseño iterativo, minimizando la variabilidad en productos y procesos, y por último probando todos los aspectos del diseño.

¿Tus productos siguen las cuatro etapas del ciclo de desarrollo? ¡Coméntalo abajo!

Foto: @alicephoto @freepik