Una imagen vale más que mil palabras, así que publicar fotos de calidad de tu negocio y/o productos es clave para conseguir atraer a tus clientes y enamorarlos de tus productos o servicios.

Principalmente compramos por los ojos, normalmente si vas paseando por la calle lo primero que te llama la atención de algún comercio es su escaparate. Así que en el caso de internet el escaparate es el diseño y las fotografías que publicas en tu sitio web y redes sociales.

En el caso de tu negocio físico, si es el caso, seguro que tienes especial detalle en cómo está organizado el local, decorado, con la iluminación adecuada, por ello es importante que tu sitio web transmita la misma experiencia y marca.

Detalles para un buen reportaje fotográfico para tu sitio web:

Antes de empezar con el reportaje de fotos e incluso antes de contratar a un fotógrafo profesional debes pensar qué necesitas exactamente, teniendo en cuenta detalles como:

  • ¿Cuento con el espacio adecuado? Debes tener el espacio adecuado para realizar las fotos, como por ejemplo tu negocio físico, si es el caso.
  • ¿Soy la imagen de mi marca y negocio?
  • ¿Cómo son los productos? Detalla las dimensiones, colores y formas de tus productos
  • ¿Cuál es mi público objetivo?
  • ¿Qué valores quiero transmitir?
  • ¿En qué plataformas publicaré las fotos? A parte de tu sitio web debes especificar si las fotos serán también publicadas en redes sociales como Instagram, Facebook, etc.

Estas preguntas te ayudarán a ti y al fotógrafo a saber exactamente qué necesitas y el resultado que esperas después de publicar tus fotografías en tu sitio web y redes sociales. Las diferentes tipos de fotos para tu sitio web pueden ser:

  • Producto: Imprescindibles si tienes una tienda online. Debes mostrar el detalle de cada producto, desde diferentes perspectivas, para que tus clientes puedan hacerse una idea exacta de qué recibirán.
  • Personas: Detrás de cada negocio hay personas, humanizar tu sitio web ayuda a empatizar con los clientes, así que es recomendable realizar fotos de equipo e individuales.
  • Local: Si cuentas con un espacio físico debes ofrecer el detalle al igual que un producto y humanizar el espacio con personas, teniendo en cuenta las perspectivas, luz y la interacción de las personas en el espacio. Cuanta más información le des a tu cliente potencial, más confianza transmitirás.

El fotógrafo profesional que contrates sabrá sacar partido a todo ello y una vez acabada la sesión llega el momento de editar. Para editar las fotos de tu negocio lo ideal es que la edición sea lo más natural posible. Piensa que tu página web es tu escaparate virtual y debes transmitir con fidelidad la imagen de tu producto o de tu local a la persona que visite tu sitio web. Debes tener en cuenta que la edición debe ser lo más natural posible, si pones filtros que modifiquen el color puedes provocar rechazo cuando ese cliente entre en contacto real con tu marca.

Una vez tengas todas las fotos, asegúrate de que las fotos están optimizadas para web (con la resolución y el formato adecuado para que la página no tarde en cargar y mejore el SEO en consecuencia).

Si tu sitio web no requiere de imágenes únicas y personalizadas, la fotografía de stock es una herramienta que cada vez cuenta con más calidad y creatividad en su biblioteca.

Conclusión

Cuidar cada detalle del reportaje fotográfico es muy importante para conseguir hacer buenas fotografías de tu negocio y lograr enamorar a tu cliente. No hay una segunda oportunidad para una buena primera impresión, así que lo más indicado es contratar a un profesional ayudándolo con todos los detalles que hemos revisado para acertar con la expectativa del resultado de tu sitio web.

Photo by William Bayreuther on Unsplash

Referencias: