Hace algunos días hablábamos sobre npm, como uno de los gestores de paquetes para JavaScript más utilizados en el mercado. Otro de estos gestores es Yarn, un gestor de paquetes para JavaScript creado por los equipos de Facebook y ofrecido a la comunidad open source en 2016.

En este artículo veremos qué es Yarn y por qué deberías utilizarlo en 2021.

¿Qué es Yarn?

Yarn es un gestor de paquetes para tu código. Te permite usar y compartir código con otros desarrolladores de cualquier parte del mundo.

Si vienes de npm,  que sepas que Yarn sustituye el workflow existente para el cliente de npm u otros gestores de paquetes sin dejar de ser compatible con el registro npm.

Además, tal como npm, Yarn te permite utilizar las soluciones de otros desarrolladores para diferentes problemas, siempre con la idea de simplificar y facilitar el desarrollo de software, mejorando la productividad.

¿Cuál fue la motivación de Yarn?

Como vimos hace una semana, en Node las dependencias se colocan dentro de un directorio  llamado node_modules de tu proyecto. Lo que pasaba es que la estructura puede diferir del árbol de dependencias real, pues las dependencias duplicadas se fusionan.

npm instala las dependencias de forma no determinista, y la carpeta node_modules podría ser diferente de una instalación a otra y causar errores de “funciona en mi máquina” difíciles de detectar.

Por eso nació Yarn, un sistema que resuelve los problemas relacionados con el control de versiones usando archivos de bloqueo y un algoritmo de instalación determinista y confiable, asegurando  la misma estructura de archivos en node_modules en todas las máquinas.

¿Cómo funciona Yarn?

Puedes instalar yarn con npm. El objetivo de Yarn es hacer que las instalaciones sean mucho más rápidas y confiables. Además, gracias a las siguientes características se simplifica el flujo de trabajo:

  • Compatibilidad con los flujos de trabajo de npm. Admite la mezcla de registros.
  • Capacidad para restringir las licencias de los módulos instalados
  • API pública estable con el registro abstraído para el consumo a través de herramientas de complicación.
  • Salida CLI legible, y mínima.

¿Vale la pena seguir utilizando Yarn en 2021?

Desde la versión 5 de npm que el equipo de npm introdujo algunas características que hicieron acortar la brecha entre Yarn y npm, por ejemplo el “bloqueo de paquete” que permite la instalación de dependencias deterministas.

Las versiones modernas de npm también almacenan en caché las dependencias instaladas, para acelerar la instalación. Sin embargo, entre otros, yarn sigue valiendo la pena por lo siguiente:

  • Resoluciones de versión fijadas. Para resolver problemas con versiones descontinuadas o poco actualizadas. Las “resoluciones” aseguran que todas las dependencias utilicen la misma versión de paquete específico.
  • Limpieza automática. Te permite eliminar automáticamente cualquier dependencia en el fichero .yarnclean después de instalar o agregar dependencias. Puede ser necesario para eliminar ficheros innecesarios para ejecutar los módulos que ocupan espacio adicional. Es una forma de reducir el tamaño de node_modules
  • Yarn 3.0. También conocido como Berry, la nueva versión del gestor de paquetes con nuevas mejoras (soporte para el campo exports, rendimiento, nuevos enlazadores de node_modules, Shell mejorado, Soporte a ESBuild, etc... ) significa una apuesta por el futuro y por volver a remodelar el ecosistema de Node.

Conclusión

Para concluir, Facebook desarrolló Yarn para resolver problemas comunes que también han ayudado a la comunidad en sus proyectos. La competencia de Yarn ha crecido para dar respuesta a la razón de ser de Yarn.

Sin embargo, Yarn ya no es solo cosa de Facebook y sigue creciendo, añadiendo nuevas características y mejorando otras para que tu vida como desarrollador sea más fácil.

¿Utilizas Yarn en tus proyectos? ¿Qué tal la experiencia?¡Coméntalo abajo!

Fuente: