“Aprendiz de todo, maestro de nada” es el dicho relacionado con el principio universal de diseño de hoy: la compensación entre flexibilidad y usabilidad.

Resulta que cuando la flexibilidad de un sistema aumenta, su usabilidad disminuye. Por ser más complejos que los diseños inflexibles, los diseños flexibles són más difíciles de usar y por tanto realizan las funciones de forma menos eficiente. Piensa en las navajas suizas, por ejemplo. ;)

¿Por qué existe la compensación entre flexibilidad y usabilidad?

La compensación existe porque adaptarse a la flexibilidad implica complacer más requisitos de diseño, lo que significa más complejidad en el diseño.

Es fácil pensar que los diseños deben ser siempre lo más flexibles que sea posible. Lo que pasa es que la flexibilidad tiene costes a nivel de complejidad, usabilidad, tiempo y dinero. Un ordenador siempre es más complejo que una consola de videojuegos.

¿Cómo valora la audiencia la flexibilidad de un diseño?

La capacidad de tu audiencia para anticipar los usos futuros de tu producto es un indicador de cómo valorarán la flexibilidad de tu diseño.

Si tu audiencia puede anticipar sus necesidades, se favorecerán diseños más especializados que se dirijan a esas necesidades. Por tanto, es el grado en que una audiencia define las necesidades futuras el que corresponde al grado de especialización o flexibilización del diseño.

Si tu audiencia comprende la gama de posibles necesidades, sus necesidades se definen mejor, y los diseños se vuelven más especializados.

Todos los sistemas han experimentado este cambio de la flexibilidad hacia la especialización, y es un elemento evolutivo que vale la pena tener en cuenta en el ciclo de vida de tus productos.

Conclusión

Para concluir, la compensación entre flexibilidad y usabilidad es la importancia relativa de la flexibilidad frente a la usabilidad. Por eso, como diseñador deberías favorecer los diseños especializados si tu audiencia tiene una comprensión clara de sus necesidades.

Si no entienden bien sus necesidades, deberías favorecer los diseños flexibles para abordar, así, un conjunto más amplio de posibles aplicaciones futuras. Eso sí, si diseñarás varias generaciones de productos, te animo a cambiar hacia la especialización a medida que las necesidades de tu audiencia se vuelven más definidas.

¿Utilizas la compensación entre flexibilidad y usabilidad? ¡Coméntalo abajo!

Foto: @happyaprilboy @freepik