Si quieres mejorar la usabilidad de tu sistema, debes tener en cuenta que para hacerlo las partes similares deben ser expresadas de formas similares. Desde mi punto de vista este es un principio muy importante, que se pierde durante el desarrollo de productos o servicios, y lo llaman consistencia.

Consistencia

El principio de la consistencia dice que para que un sistema sea más usable y los usuarios puedan aprender mientras lo usan, las partes similares deben expresarse de formas similares.

Gracias a esa consistencia, las personas pueden transferir conocimientos a nuevos contextos de forma eficiente. Además de aprender cosas nuevas de forma rápida y centrarse en aspectos importantes de una tarea.

Pienso que tu diseño no debe descuidar este principio, por eso te dejo 4 tipos de consistencia para que puedas poner en práctica para tu próximo proyecto.

Consistencia estética

La consistencia estética hace referencia a la consistencia de estilos y de apariencia. ¿Tu sitio web se parece a un Frankenstein? Es el tipo de consistencia que te permite mejorar el reconocimiento, comunica membresía y ajusta las expectativas emocionales.

¿No es cierto que reconoces al instante cualquier vehículo de Mercedes-Benz? Pues, la consistencia estética con el uso del logo, tipografías, y colores, por ejemplo, es responsable por ello.

Consistencia funcional

La consistencia funcional se refiere a la consistencia de significado y acción. Piensa en un semáforo como ejemplo de consistencia funcional. El objetivo de la consistencia funcional es mejorar la usabilidad y la capacidad de aprendizaje.

Gracias a este tipo de consistencia, las personas pueden aprovechar el conocimiento existente sobre cómo funciona el diseño. Otro ejemplo sería los botones de audio o video: es 2021 y seguimos “dándole al play” en Netflix o Youtube, Youtube Music.

Consistencia interna

La consistencia interna sirve para generar confianza en las personas y se refiere a la consistencia con los demás elementos del sistema. Como ejemplo, piensa en los letreros dentro de un parque que son consistentes entre sí.

La consistencia interna te permite eliminar el efecto Frankenstein y da sentido y coherencia a tu sistema, ya que las personas tendrán la sensación que el sistema fue diseñado y no improvisado sobre la marcha. La consistencia estética y funcional juegan un papel lógicamente importante en este tipo de consistencia.

Consistencia externa

La consistencia externa es el tipo de consistencia dificil de conseguir por los diferentes estándares de diseño.  Es responsable por proporcionar consistencia con otros elementos del entorno. Puedes pensar, por ejemplo, en los sistemas de emergencia que son consistentes en los diferentes sistemas.

El objetivo de la consistencia externa es mejorar los beneficios de la consistencia interna en sistemas interdependientes.

Conclusión

Para concluir, supongo que has podido entender y visualizar la importancia de la consistencia. Espero que la incluyas en tu próximo diseño, y no se pierda mientras el proyecto se desarrolla.

Creo que debes considerar la consistencia estética y funcional en todos los aspectos de tu diseño. Esto te permitirá establecer una identidad de marca única que tus clientes o los clientes de tus clientes puedan reconocer de forma fácil.

Además, la consistencia funcional te permitirá simplificar la usabilidad y la facilidad de aprendizaje. Recuerda que tus sistemas deben ser siempre consistentes interna y externamente.

¿Crees que la consistencia es importante en un sistema? ¡Coméntalo abajo!

Foto: WikimediaImages de Pixabay