Internet es posiblemente una de las revoluciones tecnológicas más importantes en la historia de la humanidad. Hace unas semanas, Chiyana repasaba la World Wide Web: 30 años que han cambiado la historia.

Aunque la Web ha evolucionado considerablemente desde su creación, su etapa actual necesita mejoras importantes. Según el creador de la WWW, Sir Tim Berners-Lee, iba a ser "un medio de colaboración, un lugar donde todos podríamos conocernos, leer y escribir".

Hace cinco años, se pensaba que la próxima generación de Internet sería la Web Semántica. Sir Tim acuñó el término para describir una web en la que las máquinas procesarían contenido de una manera humana (es decir, un "cerebro global" donde todos los datos se conectarían y entenderían tanto contextualmente como conceptualmente).

La razón principal por la que la Web Semántica no se materializó fue que la tecnología de Inteligencia Artificial (IA) era muy imposible de implementar. ¿Cómo puede una máquina saber la diferencia entre un jaguar (el animal) y un jaguar (el coche)? La única manera de saber la diferencia es entender el contexto en el que se describe.

Conectar conceptos y construir taxonomías para cada palabra son tareas muy difíciles. Tan difícil que a pesar de que Watson de IBM gastó miles de millones de dólares para avanzar en esta tecnología y no llegó a cumplir los objetivos.

Aunque no es la Web Semántica prevista por Sir Lee, la Web 3.0 es en muchos sentidos un retorno a su web original, donde "no se necesita permiso de una autoridad central para publicar nada... no hay un nodo de control central, y por lo tanto no hay un solo punto de falla...

El auge de tecnologías como el blockchain permitirá la descentralización de datos y creará un entorno transparente y seguro, superando la centralización, vigilancia y publicidad explotadora de la Web 2.0. La infraestructura descentralizada y las plataformas de aplicaciones desplazarán a los gigantes tecnológicos centralizadores, y los individuos podrán poseer legítimamente sus datos, con proyectos como Solid.

Conclusión

Seguramente, Sir Lee no previó que los gigantes de Internet dominarían la web y se convertirían en propietarios y especuladores de nuestros datos. La Web 3.0 nos traerá una Internet más justa al permitir que el individuo sea soberano. La verdadera soberanía implica poseer y ser capaz de controlar quién se beneficia del tiempo y la información.

Photo by Clarisse Croset on Unsplash
Referencias:
· What Is Web 3.0?