A la hora de crear tu sitio web, además de obtener un nombre de dominio como “tienda-de-barrio.com” o “itdo.com”, debes obtener un hosting, el espacio de servidor en el “cloud” donde se alojará tu sitio web para ser accesible a tus clientes. La elección del hosting adecuado es una de las claves para configurar tu nuevo sitio web.

Elegir la mejor opción tecnológica para alojar tu presencia en internet garantizará que tu sitio web funcione bien, permanezca seguro, se adapte a la demanda de visitas y se mantenga dentro de tu presupuesto.

Ya sea que recién estás comenzando tu negocio y desarrollando tu sitio web o estés buscando aumentar tu negocio y escalar el número de visitas en tu sitio web, existen varios planes y opciones de alojamiento para alojar tu sitio web o aplicación. Es por ello que hoy repasaremos las 2 principales opciones, el hosting compartido y hosting dedicado, para ayudarte a evaluar la mejor opción para ti.

¿Qué es el Hosting compartido?

Casi todos los proveedores de alojamiento web ofrecen paquetes de alojamiento web compartido, a precios increíblemente económicos, 3,95€ al mes. Como su nombre indica, múltiples sitios web compartieran espacio, ancho de banda y memoria en un solo servidor que lo mantendrá y gestionará el proveedor de alojamiento. Un servidor compartido puede alojar decenas, cientos o incluso miles de sitios web.

En este caso, el proveedor de alojamiento se encargará de tareas como proporcionar soporte básico al usuario, mantener el hardware y el software del servidor y proporcionar y actualizar la seguridad básica para garantizar que tu sitio web esté operativo el mayor tiempo posible.

El hosting compartido es una excelente opción en el caso que tu presencia en internet sea pequeña y tu sitio web no requiera muchos recursos, aunque existen ciertas limitaciones que deberías tener en cuenta:

Limitaciones del hosting compartido

Cada sitio web en el hosting compartido es propiedad de cada cliente y funciona de manera independiente, pero el hardware y el software es el mismo para todos, con lo que un malware o los virus que infecte un sitio web también pueden afectar a sus vecinos en el servidor. Esto podría ser un problema puntual, por lo que tu web se verá afectada hasta que el servicio técnico del hosting soluciona el problema.

Por otro lado, si uno de los sitios web vecinos tiene un aumento repentino del tráfico, puede hacer que tu sitio web en el servidor se ralentice o incluso se bloquee temporalmente.

Si has experimentado estas limitaciones frecuentemente, tu sitio web se verá afectado negativamente en el rendimiento, con lo que afectará negativamente al posicionamiento en Google “SEO” de tu sitio web. Si es tu caso, es importante que evalúes un cambio proveedor web o pasar a un servidor dedicado.

¿Qué es el hosting dedicado?

El hosting o alojamiento web dedicado está en el otro extremo del hosting compartido. En este modelo, el proveedor de alojamiento ofrece un solo servidor con todos los recursos disponibles a un solo cliente. Con el uso exclusivo de un servidor, tú como propietario del sitio puedes instalar cualquier software que necesites y administrar el sitio como lo desees. Las opciones comerciales de hosting dedicados varían dependiendo de las características técnicas del servidor y generalmente el proveedor asume la responsabilidad del mantenimiento del servidor. Tú como propietario tienes el control de la configuración y del sitio web que publiques, realizando también mantenimiento periódico de tu sitio web.

El hosting dedicado elimina los problemas que acompañan al hosting compartido. Dado que ningún otro sitio web comparte el servidor con tu sitio web, disminuye el riesgo de exposición de malware, virus u otros problemas con sitios web vecinos si mantienes actualizado tu sitio web. Y eso también significa que todos los recursos del servidor dedicado estarán disponibles en todo momento para tu sitio web, lo que aumenta la velocidad, la estabilidad y la seguridad.

Conclusión

¿Hosting compartido o dedicado? Todos los modelos de hosting o alojamiento web tienen el mismo propósito, hacer visible tu sitio web a tus clientes. Aunque debes escoger el hosting que mejor se adapte a tus necesidades de sitio web.

Si recién está comenzando a desarrollar tu sitio web, o no tienes un número alto de visitas en tu sitio web, es poco probable que necesites los recursos o que quieras pagar los costes asociados de un hosting dedicado. En este caso tu opción debería ser la de hosting compartido.

Pero a medida que tu sitio web crezca, aumenten las visitas, realices pagos online o si estás planeando un sitio web complejo que requiere muchos recursos, un hosting dedicado te ofrece las características que necesita tu organización para garantizar la seguridad, estabilidad y escalabilidad en el futuro.

¿Que hosting utilizas en tu sitio web? ¿Evalúas si tu sitio web está limitado por algún recurso compartido?

Photo by Claire Mueller on Unsplash

Referencias: