El diseño de productos - digitales o no  - tiene un número de reglas que, desde mi punto de vista, son fórmulas esenciales para la eficiencia. Por eso, hoy empezamos una serie en la que haremos un breve repaso sobre algunas de estas reglas, la de hoy es la regla 80/20. Espero que sea útil para tu próximo proyecto de diseño.

Principio de Pareto

El principio de Pareto - sí, también tiene otros nombres - dice que “un alto porcentaje de los efectos en cualquier sistema grande son causados por un bajo porcentaje de variables”.

Regla 80/20

Esta observación de la regla 80/20, que dice que aproximadamente el 80 por ciento de los efectos generados por cualquier sistema son causados por el 20 por ciento de las variables en aquél sistema fue atribuida a Vilfredo Pareto, un economista italiano.

Lo que pasa es que, además de la economía, la regla 80/20 se observa también en el diseño de interfaces de usuario, o en la ingeniería. Y aunque se esté hablando de porcentajes aproximados, la regla puede tener aplicaciones como las de los siguientes ejemplos:

  • El 80 por ciento del uso de un producto envuelve el 20 por ciento de sus características
  • El 80 por ciento de los errores son causados por el 20 por ciento de sus componentes.

Eficiencia

Vale la pena tener en cuenta los datos anteriores para cualquier proyecto. ¿No te parece?

Por tanto, conociendo esta regla, y si buscas eficiencia para tus diseños, la regla 80/20 te permite enfocar en recursos, ya que si el 20 por ciento de las características más importantes de un producto son usadas en el 80 por ciento del tiempo, entonces debes centrarte principalmente en estas características. ¿Estás de acuerdo?

¿Qué pasa con el restante 80 por ciento?

Pues, siempre puedes repensar y evaluar si realmente tienen algún valor en el diseño.

Creo que este tema es importante, y vale la pena tener en cuenta que rediseñar para ser eficiente y centrarse más allá de los 20 por ciento importantes o críticos, puede afectar los resultados finales con errores y nuevos problemas para tu sistema.

Además, como bien sabes, no todos los elementos se crean de la misma forma en un diseño.

Por tanto, la regla 80/20 te permite evaluar el valor de los elementos - preguntarte si tiene realmente valor un determinado botón -, decidir lo que debe ser rediseñado y optimizado, además de ayudarte a ser eficiente en el momento de enfocarte en los recursos.

Conclusión

Para concluir, la idea y la recomendación de la aplicación de regla 80/20, es que las funciones no críticas del 80% menos importante desaparezcan de tu diseño. Ganarás en productividad.

Al mismo tiempo, si el tiempo es limitado, o tienes pocos recursos la recomendación de Pareto es no corregir, ni optimizar diseños más allá del 20 por ciento vitales.

¿Utilizas la regla 80/20 para diseñar tus productos? ¿Qué tal la experiencia? ¡Coméntalo abajo!

Foto: @austindistel on unsplash.