Un ‘Smart Contract’, contrato inteligente, es un contrato que se realiza de forma automática con unos términos definido entre un comprador y un vendedor. Los términos están escritos directamente en líneas de código y estos términos y acuerdos del contrato se guardan a través de una red de ‘Blockchain’, cadena de bloques distribuida y descentralizada. El código controla la ejecución y garantiza que todos los contratos firmados son rastreables e irreversibles.

Nick Szabo, un informático estadounidense que inventó una moneda virtual llamada "Bit Gold" en 1998, definió los contratos inteligentes como un protocolo de transacción anónimo con unos términos contractuales definidos en el propio código.

Los contratos inteligentes permiten que las transacciones y acuerdos se lleven a cabo de forma anónima, sin necesidad de ninguna autoridad central, un sistema legal o cualquier organización u organismo.

Los Smart Contract se han basado en tecnología de blockchain por la revolución que ha generado con las monedas virtuales como el Bitcoin, pero ha evolucionado mucho más allá que para el uso de criptomonedas.

¿Cómo funcionan los contratos inteligentes?

Revisemos su uso con un ejemplo. Pongamos que quieres apostar 5€ con un amigo a que la Eurocopa 2020 se la llevará Portugal, mientras que tu amigo apuesta la misma cantidad a que el ganador será Bélgica. El primer paso es que tu y tu amigo coloquen esta cantidad en una cuenta neutral controlada por un contrato inteligente. Cuando el partido haya terminado y el contrato inteligente sea capaz de verificar a través de un sitio de noticias quién ganó el partido, el contrato inteligente depositaría automáticamente la apuesta en la cuenta del ganador.

Los activos digitales

Seguimos con otro ejemplo, supongamos que quieres vender una producción de arte digital a un coleccionista. El precio de la compra se acuerda realizarlo en cuotas. El esquema de pago es introducido en el contrato inteligente y, cuando los plazos se cumplen, los pagos pasan a tu cuenta. Después de cierta cantidad de cuotas satisfechas, la propia producción digital pasa al coleccionista, mediante una transferencias del activo digital, la producción de arte digital.

¿Por qué usar un ‘Smart Contract’?

Los ‘Smart Contract’ permiten garantizar el cumplimiento de los términos y acuerdos del contrato firmado, evitando posibles estafas. En el mundo real podrían realizar el pago  mediante transferencia según lo acordado en el contrato y después cancelar la transferencia.

Para evitar estas posibilidades en el mundo real es necesario establecer un contrato legal en el que nos comprometemos a cumplir nuestra parte del trato. Si uno de los dos falla en sus compromisos, el contrato legal nos dará derecho para ejecutar las disposiciones contractuales en un juicio.

El ‘Smart Contract’ vendría a ser el contrato legal del mundo virtual, con un juicio automático, que el contrato inteligente decidirá si se ha cumplido o no con los términos y cómo se realizarán las transferencias monetarias, de activos digitales o cualquier otro tipo de transferencia de cualquier activo.

Conclusión

Los contratos inteligentes garantizan un conjunto muy, muy específico en sus términos entre la transacción entre 2. No hay prácticamente margen de confusión, con lo que no hay necesidad de litigios, es por ello que los smart contracts pueden realizarse de forma anónima.

Photo by Cytonn Photography on Unsplash

Referencias:
· Wikipedia: Contrato inteligente
· Investopedia: Smart Contracts