Una combinación de colores monocromática se compone mediante el uso de 1 solo color, pero incorporando varios brillos en base al tono principal escogido.  El resultado es un diseño muy atrevido, sin dejar de ser relativamente suave y elegante a la vista.

Artículos recomendados antes de seguir con la lectura:

Es fácil crear una sensación de armonía y equilibrio en el diseño cuando se utiliza una paleta de colores monocromática en el diseño.

Al restringir la paleta de colores de esta manera, refrescas de forma eficiente el uso de los colores en tu diseño.

En lugar de centrarte en la coincidencia de colores y contrastes, puedes enfocarte en la creatividad y los pequeños detalles de los objetos, dando a tu diseño una sensación de calidad. Eliminando la dificultad y el posible "caos de color" que puede ocasionar el uso de demasiadas opciones de color.

Si aplicas una combinación de colores monocromática a todo tu diseño, puedes crear cambios equilibrados de un diseño a otro.

El diseño con colores monocromáticos es visto como uno de los esquemas de color más simples que aporta gran valor, por lo que es una opción muy popular entre los diseños.

Pasos para crear un esquema de colores monocromática

Paso 1: Elige el color primario “principal”

Elige el color principal, por ejemplo este color "#564094". Y lo vamos a cambiar a HSB: Tono, Saturación y Brillo.

Paso 2: Genera 10 copias de tu color principal

Simplemente copia y pega el mismo color 10 veces para generar un esquema de color monocromático perfecto.

Paso 3: Modifica el brillo

El código de color en hexadecimal es "#564094" y su HSB correspondiente es "256 57 58". Ahora, estamos creando un conjunto de valores B (brillo) con diferencias en el valor de 10. Desde 8 a 98. El H (tono) y S (saturación) no cambiarán.

Las variaciones del valor B pueden ser cualquier número, no solo 10.

Paso 4: Organiza tu esquema de colores

Elige de 3 a 4 colores para organizar tu esquema de colores monocromático. En este ejemplo elegiremos "#291F47", "#7356C7" y "#916CFA".

Paso 5: Usa la Regla 60/30/10

Este popular truco de diseño es una manera muy eficiente de mantener una interfaz equilibrada para 3 colores. Esta regla establece que el 60% de tu diseño debe estar compuesto por el tono dominante, el 30% debe ser el color secundario y el 10% restante debe ser para lo restante.

Utilizar esta regla permitirá que el ojo se mueva cómodamente de un punto focal al siguiente. Si por el contrario decides escoger 2 colores, puedes usar la regla 80/20.

Conclusión

Comprender las relaciones entre los colores puede ayudarte en tus diseños. El uso de los colores monocromáticos te ofrece la posibilidad de diseñar de forma atrevida con una sensación de armonía y equilibrio.

Photo by Paul Gilmore on Unsplash