Hablar de digitalización en 2020 puede parecer sorprendente, sobre todo porque ya es una realidad desde los inicios de los años 1990s, principalmente con la difusión de Internet.

Lo que pasa es que en nuestro contexto actual, en el que la Covid-19 ha afectado a la mayoría de los mercados y a casi todos los negocios, quien no entró en el barco de la digitalización en su momento tendrá ahora una nueva oportunidad, y además escuchará este término más que nunca.

Por eso creo que hoy, y teniendo en cuenta la Industria 4.0, es buen día para repasar algunos conceptos sobre la digitalización.

¿Industria 4.0?

La industria 4.0 hace “posible que las empresas se orienten al consumidor a través del comercio electrónico (e-commerce por sitio web, aplicación web o aplicación móvil), el marketing digital, las redes sociales y la experiencia de consumidor a través de la integración vertical de la investigación y desarrollo, fabricación, marketing, ventas y operaciones”.

Todo esto es posible utilizando tecnologías digitales, como pueden ser el cloud computing, el big data, el Internet de las cosas (IoT), la impresión  3D, y la realidad aumentada (AR). El objetivo es integrar todas las partes del negocio e impulsar el crecimiento.

¿Qué aporta la Industria 4.0?

La industria 4.0 cambia la forma en la que hacemos las cosas, y como esas cosas se mueven. También cambia como los consumidores interactúan con las cosas - tu producto, o servicio. Además de cambiar la percepción y experiencia que esperan tener cuando interactúan con tu producto o servicio.

Nuestro contexto socio-económico actual ha impulsado el teletrabajo a gran escala, y muchas organizaciones, antes escépticas, empiezan a entender el potencial que existe en la integración de las nuevas tecnologías para acelerar prácticas y procesos normalmente lentos de la industria tradicional.

La digitalización está transformando el mundo del trabajo, incluso el mundo de los médicos, y personal sanitario, que han visto más que nunca la aplicación de la telemedicina. Sin embargo, muchas organizaciones siguen resistiéndose a entender el significado de digitalización

¿Qué es la Digitalización?

La digitalización, según Gartner, es el “proceso de cambiar a un negocio digital”.

La digitalización acontece, por tanto, cuando las organizaciones utilizan “tecnologías digitales para cambiar un modelo de negocio y proporcionar nuevas oportunidades de ingresos.”

¿Cuál es el objetivo de la digitalización?

La digitalización permite incrementar la confianza entre un consumidor y una marca, reduciendo barreras en la compras.

Además, la visión de la industria 4.0 permite desarrollar una cadena digital de suministro que ayuda a desarrollar la transparencia entre los diferentes equipos y departamentos, ayudando cada uno de los stakeholders a entender y saber qué es lo que el otro está haciendo.

¿Cómo puede ayudar mi negocio la digitalización?

Cadena de suministros

La digitalización pretende trabajar con el mundo analógico para ayudarte a impulsar tu negocio. Por tanto, si vendes bienes físicos, la cadena de suministros es parte importante de tu negocio.

Me parece interesante saber que, según un informe de PwC, “las empresas con cadenas de suministro y operaciones altamente digitalizadas” esperarían un aumento de la eficiencia del 4,1%, y un aumento del 2,9% en los ingresos anualmente.

La digitalización y la transparencia permiten detectar anomalías en cualquier fase de la cadena que pueda afectar el suministro y la demanda, y te permite solucionarlo al momento, reduciendo los riegos y acelerando la entrega de productos.

Resumiendo, una cadena digital de suministros te permite hacer el seguimiento de tus productos antes que lleguen al consumidor final, te permite optimizar y automatizar procesos para mejorar la eficiencia y los resultados a gran escala.

Branding y Marketing

Si el Branding o el Marketing son tus responsabilidades, también puedes beneficiarte de la digitalización. Los consumidores de nuestros tiempos - sobre todo los nativos digitales - quieren estar informados de todo sobre cualquier producto. Además son consumidores con cierto grado de responsabilidad social desarrollada, y también están preocupados por el impacto ambiental de tu producto. Quieren saber de dónde vienen los productos que están consumiendo.

Hacer el seguimiento

Gracias a la digitalización, si eres de Branding o Marketing, puedes ser capaz de hacer el seguimiento de tu producto de vuelta a su procedencia, e informar a tus consumidores que el producto es genuino.

Esto permite mantener la lealtad a tu marca. A nivel tecnológico, tus clientes pueden escanear códigos QR para acceder a más información sobre el producto, mediante sus teléfonos móviles. Es una herramienta, y un canal más para crear engagement, como podria ser la gamification, o el storytelling.

Este tipo de acciones y campañas generan datos, y estos datos son vitales para saber qué están buscando los consumidores, o como prefieren recibir sus pedidos. Esta es también una forma de mejorar la conversión y reforzar la marca, pues dispones de información - que impulsan ideas - relevante y real de los consumidores.  

Un ejemplo exitoso de digitalización

Un caso de éxito de digitalización fue el de  Colgate-Palmolive, que a través de la adopción de “Smart Factoring” han podido usar sensores para predecir fallos, o “video feeds” y cámaras para el soporte remoto del operador, habilitando la trazabilidad de la cadena de suministro y mejorando “significativamente la productividad”.

Conclusión

Para concluir, ahora que ya sabes qué es la digitalización, y por qué es importante, te animo a no quedarte atrás nuevamente. Seas una empresa grande o pequeña, te animo a desarrollar alguna estrategia digital, pues es una oportunidad que te permite mejorar la eficiencia, optimizar y automatizar procesos y reducir costos, además de mejorar la lealtad a la marca, mejorar el engagement con tus consumidores y maximizar las conversiones.

¿Tu organización tiene sus productos físicos digitalizados? Qué tal la experiencia? ¡Coméntalo abajo y lo hablamos!

Foto: Jess Foami from Pixabay

Fuentes: